Un alcalde en contacto con su ciudad y sus paisanos.

sábado, 24 de noviembre de 2012

25 DE NOVIEMBRE, DIA NO SOLO DE REFLEXIÓN SINO DE ACCIÓN Y LUCHA.


Hoy, 25 de noviembre de 2012, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, después de un largo año para todos nosotros, vuelvo a recordar este día señalado para siempre, para muchas mujeres por ser víctima de violencia de género y para otros… como yo, para acompañarlas en la medida de lo posible en su proceso y compartir su miedo, su confusión, sus sentimientos encontrados: culpa, vergüenza, el qué dirán…

Quiero tener presente a aquéllas mujeres de Don Benito que llevan años sometidas a la violencia física, y a aquéllas otras que no han recibido un solo golpe, pero son víctimas de un maltrato más sutil que las va minando por dentro y atenta cruelmente contra su dignidad. Aquéllas cuya mirada de horror se esconde en una frágil sonrisa con la que solo quiere pedir ayuda.

Así mismo, tampoco quiero olvidar a los niños y niñas y familiares indirectos expuestos al maltrato que soportan sus madres o familia. Son también víctimas directas de la violencia de género que sufren graves  secuelas. Tristes, inapetentes, con mirada distante… no logran entender qué sucede.

Pero hoy, y repito de nuevo, todos los días del año debemos y es nuestra obligación, gritar y repetir en alto: “NO AL MALTRATO”.

Durante todos estos años, desde todos los ámbitos se ha adoptado un papel activo para erradicar la violencia que se ejerce contra las mujeres, fomentando múltiples medidas para apoyar a las víctimas y encontrar una solución definitiva a este problema, lo que ha supuesto un avance significativo en la concienciación y sensibilización social ante este tipo de violencia.

Estoy absolutamente convencido que sólo a través de una responsabilidad compartida entre el conjunto de la ciudadanía y los poderes públicos, podremos erradicar definitivamente esta violencia, podremos devolver
la sonrisa, el bienestar y la felicidad a todas estas personas.

Con el deseo de que en un futuro próximo no haya ningún motivo para conmemorar más este día, con el convencimiento de que no existen barreras ideológicas ni políticas que pongan freno a una lucha común contra la violencia sexista, reitero mi compromiso y el de todos mis compañeros en contribuir a que la igualdad entre hombres y mujeres sea una realidad en cualquier ámbito y luchar contra todas las manifestaciones de violencia que sufren un gran número de mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario